Copywriting web o escribir textos para vender en tu web (8 pasos)

Cómo aumentar las ventas o leads de tu web escribiento textos que venden más y mejor.

 

Existe una profesión que se basa en escribir textos orientados a persuadir a los potenciales clientes de un negocio. Es la profesión de copywriter.

El copywriting o escribir textos orientados a ventas es la forma más económica de generar ventas.

 

Se trata de principios básicos aplicables a todos los sectores y negocios.  Escribir textos estratégicos para implicar al usuario y persuadirle para que actúe de la manera que tu quieres. Esto puede suponer la diferencia entre una empresa rentable y un negocio fallido.

Da igual que tengas un producto o servicio impresionante si no eres capaz de transmitir este valor a tus clientes.

 

Un buen copywriting te permite:

 

  • Vender más de tus productos o servicios
  • Poder vender estos productos o servicios a un precio más elevado
  • Conseguir mejores clientes al dirigirte a tu cliente ideal, conectar con él y lograr persuadirle en primera persona.
  • Diferenciarte drásticamente de la competencia.

Los 8 aspectos a tener en cuenta para redactar textos que conecten con tus lectores:

 

Las emociones.

 

Las emociones son el factor más importante porque siempre hay una emoción detrás de una compra.

Todas las compras están dominadas por las emociones. Todas. Hasta por ejemplo las más banales como puede ser abrir una cuenta en tal banco porque ofrece tal o cuál interés. Esta decisión de compra responde a la emoción del miedo a tirar el dinero, de tener más seguridad para ahorrar para tus hijos o más tranquilidad económica.

La realidad es que compramos guiados por una emoción y luego la justificamos con argumentos razonados.

Si llegas a detectar las emociones que están latentes bajo las decisiones de compra de tu cliente ideal, tienes muchísimo ganado porque este se sentirá identificado y sentirá que tú puedes solucionar su problema porque lo entiendes.

Tienes que centrarte en esas emociones y dirigirlas hacia la dirección que quieres que tomen (hacer una reserva, comprar un producto, rellenar un formulario, etc…)

Se trata de crear una conexión verdadera y genuina y entender realmente los temores, sueño, frustraciones y aspiraciones de tus clientes. Si finges no cuela. Se huele a kilómetros si estás fingiendo ese interés por lo que tu cliente necesita.

No escribas como si fueras el ayuntamiento.

Normalmente, a no ser que seas una corporación seria como un bufete de abogados, la mejor manera de escribir es como lo harías con un amigo. Está demostrado que las empresas más lucrativas son las que tienen una relación de proximidad con sus clientes. Se hablan de tú a tú y tienen un trato familiar, que no necesariamente coloquial.

Crea en la mente de tu cliente su situación ideal soñada. Ej: Imagínate que “ese problema” que tanta frustración y comederos de cabeza te crea es solucionado y consigues “tal, tal y tal”. Ayudar a imaginar al lector habiendo conseguido solucionar su situación es una muy buena técnica para persuadirle.

No va sobre ti, va sobre ellos.

 

A veces buscamos impresionar como el médico que coloca todos sus diplomas en su salita de espera.

Si abusas de esto, vas a acabar por aburrir y no conseguirás conectar con el lector. El cliente no quiere saber los hitos de tu empresa ni quiere saber tanto sobre ti. Lo que quiere saber es cómo puedes ayudarle a solucionar su problema o a cumplir su sueño. La información sobre tu empresa puedes concentrarla en la página “sobre mi” o “por qué elegirnos”. Personalmente, me gusta el nombre “por qué elegirnos/elegirme” porque además de darle información sobre tu empresa, le estás diciendo indirectamente que estas son unas buenas razones para elegirla.

Relevancia.

 

Tienes que tener claro que lo que ofreces no es para todo el mundo. La relevancia tiene que quedar establecida desde el primer momento en el titular.

Pongamos que tienes una página de ventas. En esta página debería haber un titular bien trabajado. Y no me sirve “Pack de masajes orientales” porque no es un titular orientado a los beneficios. El titular que funciona es aquel que especifica para quién es el producto y que resultados o beneficios va a obtener. Expon tu promesa en el titular: “Pack de masajes orientales que hará que te olvides del estrés y los dolores que no te dejan dormir”. De esta forma, todas las personas que tienen este problema y quieren una solución, se sentirán automáticamente identificadas y pensarán “voy a seguir leyendo porque esto es para mí”.

No te preocupes si el resto del mundo no sigue leyendo porque el resto del mundo no son tus clientes.

Volvemos a lo de siempre, encuentra el problema por el que tu cliente ideal está dispuesto a invertir para encontrar la solución.

Los titulares.

 

Como ya hemos dicho, los titulares de tu web son muy importantes; al igual que los de tu publicidad, los de las entradas de tu blog o los de tus e-mails. La función de un titular no es vender, es enganchar al lector para que siga leyendo.

Que no te importe ser osado, debes insertar tu promesa en los titulares desde el primer momento. Y, sinceramente, si no sabes cuál es tu promesa, tienes un grave problema.

Pero no solo tienes que prestar atención a los titulares principales, también los subtítulos. Los títulos y subtítulos son importantes porque las personas escaneamos (cada vez más). ¿Cuántas veces has leído una página fijándote únicamente en los títulos y en los subtítulos? Yo muchas.

Por este motivo, los títulos y subtítulos deberían transmitir toda la información principal. Haz este ejercicio: si quitas todos los textos de tu web y dejas solo los títulos y subtítulos, ¿el mensaje que quieres transmitir queda claro?

Cuéntame un cuento.

 

Las personas somos curiosas por naturaleza. Así que si cuentas una historia interesante y bien estructurada, el lector sentirá la necesidad de seguir leyendo y llegar al final de tu historia.

Busca una historia relacionada co tu producto o servicio y empieza a entretener a tus clientes a la vez que los persuades. No tienen por qué ser grandes historias, con una historia cotidiana y verdadera puedes conectar incluso mejor con tus clientes.

Testimonios.

 

Los testimonios añaden un valor a tu empresa y son una garantía de acierto para alguien que se está preguntando si trabajar contigo o no.

Nadie quiere equivocarse y por eso nos guiamos por las opiniones que han hecho otras personas que ya han probado el producto o servicio que ofreces. Como por ejemplo al comprar un altavoz en Amazon o para decidir si reservar mesa en un restaurante con Trip Advisor.

Pero no sirven todos los testimonios. Porque no es igual de efectivo un testimonio que otro.

“La peluquería de Maribel es preciosa y los trabajadores muy atentos.”

“Tenía un evento importante y casi no tenía tiempo ni ideas para un peinado espectacular pero reservé en la peluquería de Maribel y en menos de una hora me aconsejaron y salí de allí con un peinado super original que llamó la atención de todos.”

¿Cuál de estos dos testimonios da más confianza y te incita más a reservar en la peluquería de Maribel?

Es importante también que no parezca que te has sacado los testimonios de la manga. Si consigues añadir una foto y un nombre al testimonio, mejor que mejor.

Gestiona las objeciones.

 

Tus clientes potenciales se están cuestionando mientras navegan por tu web si de verdad tu producto o servicio es para ellos: “uf, no tengo tiempo, uf, seguro que es muy caro, uf, no tengo dinero”.

Tienes que adelantarte a estos pensamientos y darles respuesta antes de que estos posibles clientes se vayan. Métete en la mente de tus clientes y encuentra las objeciones o motivos que ellos pueden encontrar para no comprar tu producto.

“Mi mujer me mata si le dijo que me he gastado 500 euros en un curso de fotografía”.

Argumenta a tu cliente por qué esto no es un problema de forma justificada. Explícale por qué no es tanto dinero si piensa en todo lo que va a aprender y todo lo que va a poder hacer con sus nuevos conocimientos. A su mujer también le encantará escucharlo.

Una buena forma de gestionar las objeciones son las garantías. ¿Qué garantías tienes? Garantía de devolución, envío y devolución gratuitos, una muestra o un tiempo de prueba son las más utilizadas.

Deja claro que tu producto o servicio no es para todos. Aunque recibirás menos llamadas, mejorará la calidad de tus clientes y perderás menos el tiempo.

La composición y la lectura.

 

  • El largo de los párrafos no debería ser mayor a tres líneas.
  • Usa listas (como esta) para facilitar la lectura y destacar mensajes principales.
  • No temas a los puntos y a parte. Esto no es un libro. No importa que literaria y  sintácticamente no sea correcto. Si no pones puntos y a parte para dejar respirar visualmente, las personas se sienten abrumadas por tanto texto, se pierden y se aburren.
  • Usa tipografías fáciles de leer. No vale de nada que una sea híper chula si no es legible.
  • Usa negritas para destacar mensajes pero no seas estridente con los tamaños y los colores.

Copywriting web.

El copywriting también se aplica al mundo online. Lo llaman copywriting web o ¿cómo escribir los textos de mi web para vender más y mejor?

Siguiendo estos ocho puntos fundamentales para un buen copywriting y escribir textos que venden en tu web conseguirás conectar más y mejor a tus clientes. Solo tienes que dedicarle un ratito y ponerlo en práctica. Merece la pena.

Si quieres que revise los textos de tu web, puedes contactar conmigo y te pasaré encantada un presupuesto a medida.

1 comentario en “Copywriting web o escribir textos para vender en tu web (8 pasos)”

Deja un comentario

diseño web con wordpress

Diseño
Web

Una web moderna, adaptada a todos los dispositivos y especialmente diseñada para tu negocio.

Auditoría Web

Auditoría
Web

Le pasamos la ITV a tu negocio en Internet. Porque tener una web o una cuenta de Facebook no es lo mismo que tener una presencia profesional en Internet

servicios de diseño web

Servicios
Sueltos

Mejoras de diseño gráfico y mejoras de analítica web para mejorar la presencia de tu negocio en Internet.

Ir arriba