La sensación de pasarte la parada pero no, dura muy poco pero no mola nada.

Esta mañana iba en el metro y estaba entretenida hablando por el grupo de mis amigas de toda la vida, ese por el que se habla poco pero que cuando se habla hay 200 mensajes nuevos por minuto y el metro se ha parado. Yo no he mirado qué parada era porque ni siquiera lo he pensado pero cuando he vuelto a la realidad he visto que estábamos a punto de volver a ponernos en marcha y que esa podía ser mi parada y me la iba a pasar. Y por un segundo se me ha encogido el estómago. ¿Sabes a qué sensación me refiero?

Te cuento esto porque justo se me ha ocurrido esta mañana pero también podría hablar de esta misma sensación cuando estás por la noche en la cama, has decidido que vas a acostarte pronto para dormir 8 horas y no paran de asaltarte pensamientos que te producen este tipo de sensación. Una sensación parecida a cuando crees que has perdido el móvil (de verdad). Aunque la de saltarte la parada me parece más adecuada para hacer refencia a la sensación de la que os voy a hablar. La sensación de cuando estás intentando estar tranquila con tus cosas y … “Mierda, se me había olvidado que tenía que entregar la propuesta el viernes!!”. ¿Ya me entiendes no?

De repente, te viene el pensamiento, se te encoge el estómago, lo procesas y ya se te quita, pero te deja con mal cuerpo.

Y durante esos 5 o 10 segundos te quedas con mal cuerpo, aunque luego se te olvide otra vez. El problema es que, si cada 30 segundos, 2, 5 o 10 minutos te pasa esto, entonces no te duermes hasta las 2 de la madrugada, y eso que te has metido en la cama a las 11 con tu ventana bajada y tu lista de “música para dormir pronto y de un tirón”.

¿Cómo podemos evitarlo?

Tengo una hipótesis y es que creo que esto NO nos pasa porque tengamos mucho trabajo sino porque no sabemos cómo abordarlo.

Es como cuando, durante la universidad, tienes mucho que estudiar. Tú sabes que es mucho, cada cosa de su padre y de su madre y además tienes que hacer no sé cuántos trabajos.

Cuesta ponerse porque parece mucho y como no nos ponemos parece mucho y como parece mucho cuesta ponerse y como nos ponemos parece mucho y como parece mucho cuesta ponerse y podria seguir así hasta que llega el momento y tengo que sentarme a calcular los dias que voy a estar sin dormir (casi broma).

 

En realidad tenemos tiempo pero como no lo tenemos estructurado y nuestra mente es un tótum revolútum nos asaltan pensamientos del tipo “jolín, se me había olvidado esto”, “mecachis, también había que hacer esto otro”, “Mierda, también está esta otra cosa para entregar a la vuelta” y lo peor de todo es que, porque ese pensamiento ya te haya venido y lo hayas descartado, vuelve a venir otra vez de vez en cuando y no parece que tienes en realidad cinco cosas que hacer sino veinticinco.

Parece que es imposible evitarlo, especialmente en nuestro “tiempo libre” lo que nos impide descansar y disfrutar de momentos con la familia, con los amigos y con uno mismo.

Esto pasa porque no lo tenemos estructurado en nuestra cabeza, no tenemos una lista/mapa mental con lo que tenemos que hacer. Todo está más o menos así:

Enredo en la mente

Imagen de Asteri Supernova

No es que se te olviden las cosas que tienes que hacer. Es que las recuerdas constantemente pensando que las habías olvidado y recordar que olvidas las mismas cosas constantemente no mola nada y es mentalmente agotador.

Lo bueno es que este problema tiene facil solucion. Realmente lo único que hace falta es sentarte, coger un folio y empezar por hacer una lista con todo lo que tienes que hacer. Y sí, puede parecer muy obvio pero no lo hacemos y con este paso tan sencillo que nos lleva no más de 10-15 minutos, tenemos el 80% de nuestro problema de desastre mental resuelto. Sí. En 10 minutos nos vamos a evitar un montón de horas de sobresaltos y estrés.

Yo, por ejemplo, suelo hacerlo al inicio y al final de la semana. Sobre todo me funciona muy bien hacerlo los viernes porque evito estar todo el fin de semana pensando y recordando constantemente que se me olvidan los asuntos que tiengo que hacer la semana que viene.

Haz tu lista y si todo está OK relájate y disfruta de tu tiempo libre.

De hecho, hoy es viernes, estoy escribiendo esto desde una cafeteríay en cuando lo publique voy a hacer mi lista de cosas que no quiero recordar que olvidó constantemente 😉