¡Quiero ser rica!

¿Qué es ser rica? A veces me lo pregunto. ¿Me gustaría tener éxito? Sí, todo el mundo quiere tener éxito pero, ¿qué es el éxito? El éxito es ser rica. Sí, quiero ser rica pero, ¿qué es ser rica? Yo quiero ser rica, quiero tener éxito. Quiero ser muy rica pero, ¿qué es para mí ser rica?

Ser rica no es ganar miles de euros al mes, ser rica es poder vivir haciendo algo que me gusta y con lo que me siento realizada. Es meterme en la cama cada noche satisfecha con lo que he hecho en el día y expectante por lo que haré mañana. Ser rica es poder disfrutar de mis amigos, de mi familia sin que el trabajo lo ensombrezca. 

¿Qué es tener éxito?

Puede haber gente que crea que otra tiene éxito porque gana cientos de miles de euros al año, tiene una gran casa o un buen coche. Y sí, esta gente puede ser rica. Sí, estas personas pueden ser exitosas, como también pueden serlo muchas personas que no tienen todo esto. Según los parámetros tradicionales, si tienes dinero tienes éxito.

Normalmente, cuando alguien piensa en éxito y piensa en dinero, piensa que el éxito siempre está asociado a un beneficio económico. Para la mayoría de la gente, tener éxito o ser rica es tener muchos ceros en la cuenta pero no tiene por qué. El éxito, para mí, dista (o no) mucho de todo eso. El éxito para mí es poder hacer lo que me gusta, repito, es levantarme cada mañana y sentir que lo que me espera en el día es bueno, que estoy haciendo algo que me llena y que me permite ser feliz.

Si consultamos la RAE, la primera acepción de la palabra éxito es la siguiente:

m. Resultado feliz de un negocio, actuación, etc.

¿Por qué entonces siempre relacionamos éxito con mucho dinero? Lo siento pero me niego. Sí, me gusta el dinero. Sí, me gusta tener lo suficiente para cubrir mis necesidades y acercarme a mis propósitos pero lo que también tengo muy claro es que no seré feliz con mucho dinero si la forma de conseguirlo es hacer algo con lo que no estoy de acuerdo, algo que no me llena, algo que no quiero para mi.

El otro día hablaba con un amigo sobre esto y, sorprendentemente, los dos habíamos pensado lo mismo. Si con 30-40 años, me veo trabajando en algo que no me gusta, saliendo de casa por la mañana y volviendo por la noche o haciendo algo en lo que no creo; si llego a casa todos los días sin ganas de disfrutar de mi familia y agobiada por el trabajo, por saber que lo que estoy haciendo no me hace crecer como persona, voy a dejarlo todo, romper con todo e irme. Irme y empezar de nuevo. Espero que nunca llegue ese momento 😉

Quiero ser rica. Voy a ser rica.