¡Esta semana lo acabo con mi planificador semanal! >>

 

 

El viernes tiene que estar acabado.

 

Sí, yo también lo he dicho muchas veces y sí, muchas veces no he llegado a acabarlo y he tenido que trabajar el fin de semana.

¿Sabes de esas veces que te vas a la cama y no puedes dormir pensando en el montón de cosas que tienes que hacer y agobiándote sin adelantar nada? ¿Y esas en las que por fin te sientas y dices “a ver, vamos a ponernos serios y empezar por el principio ¿Qué es lo que hay que hacer?” al final resulta no ser para tanto? Y si esto de sentarte y escribir lo que tienes que hacer funciona, ¿por qué no lo haces siempre?

Muchas veces tenemos tantas cosas revoloteando por la cabeza que estamos tan dentro de la niebla que no podemos ver las nubes.

Perdemos muchísimo tiempo pensando en todo lo que tenemos que hacer y realizando tareas sin importancia que no nos acercan a nuestro objetivo. Para evitar esta frustración la organización es súper importante.

Yo, por ejemplo, soy una persona tremendamente impulsiva, siempre estoy a mil cosas y voy saltando de tarea en tarea dependiendo de lo que me apetezca más en ese momento. Esto no es imperdonable si tienes mucho tiempo y no te importa “perderlo” pero si estás leyendo esta entrada no creo que sea tu caso.

Hay algunas veces que no puedes relajarte tanto y tienes que cumplir unos objetivos para seguir avanzando, por eso desde hace unos meses uso un planificador semanal para organizarme y puedo asegurarte que las ventajas son muchas.

 

Ventajas evidentes:

  • Vas a aumentar tu productividad, es decir, vas a conseguir hacer más cosas, en menos tiempo y probablemente mejor.
  • Vas a tener más tiempo libre.

 

Beneficios ocultos pero igual o más importantes:

  • Vas a reducir tu nivel de estrés enormemente.
  • Tendrás más momentos para aprovechar nuevas oportunidades. Imagina que organizando tu tiempo consigues una hora (una hora en cada jornada son 5 horas a la semana, ¿no está mal no?). Podrías empezar a practicar algún deporte que te guste, dedicar una tarde entera a pasarla con tu familia, ir al cine, quedar con amigos… Solo por esto ya merece la pena.
  • Vas a conseguir tener un mejor equilibrio en tu vida. Vas a poder dedicar a cada cosa lo justo y necesario. Si te enfocas demasiado en tu trabajo puedes descuidar tu salud, tu familia, tus amigos, etc. Quizás tengas mucho dinero pero en tu vida no hay equilibrio. Si te organizas puedes tener el mismo dinero y además cuidar de igual manera el resto de ámbitos de tu vida.

 

Por todo esto deberías sentarte un ratito cada inicio de semana, coger un boli y el planificador semanal que te regalo y poner sobre el papel las tareas que tienes que hacer para acercarte cada vez más a tus objetivos. No cuesta nada y lo que consigues a cambio es mucho.

¿Tienes alguna forma especial de organizar tu tiempo y tus tareas? Si quieres puedes compartirla con la comunidad para que todos aprendamos dejando tu comentario aquí abajo 😉