¿Cómo escribir buenos textos que vendan?

8 factores básicos para vender más con tus textos.

El copywriting es una forma estratégica de escribir mediante la cual se implica al lector en la lectura, es un estímulo que le persuade para que actúe o responda de la manera que tú quieres.

El copywriting es un elemento básico a tener en cuenta en el diseño de tu web, es atemporal, se utiliza desde siempre tanto en el mundo online como en el offline y puede suponer la diferencia entre tener una empresa rentable o un negocio fallido.

No importa si tienes un e-commerce de libros de segunda mano, vendes bicicletas o lo que vendes son tus servicios como masajista especializado en lesiones de rodilla. Los textos de tu web van a ser un detonante para que la compra se haga efectiva, para que, las personas que aterricen en tu web sepan cómo llegar a tu tienda física de bicis o para que te llamen y concierten una cita para un masaje.

Puedes tener un producto alucinante o un servicio en el que creas muchísimo pero si no sabes transmitir estos beneficios a tus clientes, no te vale de nada. Esto quiere decir que tu web puede tener cientos de visitas pero si una vez dentro no convences y conviertes todo ese tráfico, todos tus esfuerzos (de tiempo y económicos) por generar ese tráfico habrán sido en vano.

 

¿Por qué deberías implementar un buen copywriting en tu web?

  • Es barato. No necesitas de ninguna infraestructura, solamente tienes que tener los conocimientos necesarios para escribir para tu cliente; conocer sus necesidades y explicarles cómo tú puedes solucionar sus problemas.
  • Puedes vender más cantidad de tus productos o servicios.
  • Te permite vender tus productos o servicios a un precio más elevado.
  • Te permite conseguir mejores clientes. Si conoces las necesidades de tus clientes, si sabes llegar a tu cliente ideal, escribirás para él, este se sentirá identificado y será él quien se acerque a ti empujado por tus textos.
  • Va a permitirte crear comunicaciones mucho más persuasivas (emails, artículos, folletos, landings pages, etc) que te ayuden a generar mayores ventas.
  • Un buen copywriting te permite diferenciarte de la competencia, hace que tu forma de expresarte sea clara y característica, esto aporta un valor añadido a tu servicio y puede ser el detonante que haga que los visitantes contraten tus servicios y no los de la tienda de la esquina.

 

Si un buen copywriting nos ofrece tantos beneficios, ¿por qué no destinamos parte de nuestros esfuerzos a desarrollarlo?

 

Los 8 elementos fundamentales para escribir textos que persuaden, que ayudan a vender tus productos o servicios. ¿Qué tenemos que tener en cuenta?

  • 1. Las emociones. Este es el más importante de todos los factores. Si tienes localizadas las emociones de tus clientes y consigues que se sientan identificados con lo que les cuentas, cuando sienten que parece que les estás hablando a ellos, es mucho más fácil convertir una visita en una conversión. Las emociones son el factor que domina todas las decisiones de compra. Tomamos decisiones de compra de forma emocional. Luego intentamos legitimar esta compra con argumentos razonables. Por eso, es importante centrarte en la emociones, en ese temor, ese anhelo y redirígela a la acción que quieres que tomen (solucionar su problema con un click en comprar el curso, suscribirse a una newsletter, hacer una llamada, etc).Por supuesto, esa conexión debe ser genuina, no se trata de mentir, se trata de que de verdad te importen sus problemas, sus sueños, sus frustraciones o sus aspiraciones. Deberías expresarte como lo harías al explicarle algo a un amigo; el filtro amigo no implica necesariamente que te expreses con un lenguaje coloquial pero siempre con un lenguaje familiar. Proyecta en la mente de tu cliente su situación ideal soñada.
  • 2. Esto no va sobre ti, va sobre tus lectores. No cuentes el rollo sobre ti, las personas que llegan a tu web tienen su problema en la cabeza y no quieren tanto saber sobre ti como de qué manera puedes ayudarles.

    “No me cuentes sobre los millones de hitos de tu empresa, háblame de cómo vas a ayudarme a mí”.

  • 3. La relevancia. Todo lo que vendes no es para todo el mundo por lo que por lo que ya en el titular deberías dar un mensaje claro, cuál es tu promesa y cuál es la solución (como solucionar [tal problema] y conseguir [tal resultado]). Es un titular más largo de lo que estamos acostumbrados (“pack de ruedas de coches”), no todas las personas seguirán leyendo pero las que lean lo que viene a continuación, estarán realmente interesadas. Tu cliente no es todo aquel que anda por ahí con billetes que gastar. No escribas para tus homónimos, escribe para tus clientes.
  • 4. Los titulares. Siguiendo con los titulares, hay que decir que, además de establecer una relevancia, son la llave que te da acceso a sus mentes. Los titulares no son para que compren, son para que el lector siga leyendo. Un titular debería dar el mensaje principal que exprese lo que vamos a encontrar si seguimos leyendo. Sin un titular que enganche, el cliente no va a continuar leyendo, no va a hacer click en la noticia o no va a abrir el correo.
  • 5. Cuéntame un cuento. Las historias son muy poderosas para captar la atención del lector y conducirle hasta la acción deseada; hacen que quiera seguir leyendo, crean empatía, le entretienen y hacen que este quiera saber el final. Podemos buscar hechos en nuestro pasado, puntos de inflexión que podamos relacionar con nuestro producto o servicio. Por ejemplo, si eres coach infantil, puedes explicar la historia de cómo tu hijo cambió después de… y relacionarlo con su servicio.También puedes utilizar la herramienta de contar historias en la página “sobre mí” contando cómo llegaste a crear tu empresa, qué fue lo que te llevo a ello y qué tuviste que superar. En un ejemplo: si yo fuera tu cliente y me contaras la gran historia de cómo, junto con tu marido, montasteis este servicio de catering con todo vuestro esfuerzo e ilusión, algo que habíais soñado desde que os conocisteis hace veinte años en la escuela de cocina, sin quererlo, sentiría empatía y tu empresa “me caería mejor”. Tampoco hace falta que tus historias sean grandes dramas, pueden ser pequeñas historias cotidianas con las que tu cliente también se sentirá identificado.
  • 6. Los testimonios. ¿A cuántos restaurantes has ido porque alguien te los recomendó? Los testimonios y opiniones añaden un valor tremendo a tu oferta. Los testimonios son muy efectivos porque son una garantía de tus resultados. Las personas no queremos equivocarnos por lo que siempre tendemos a darle importancia a qué les pasó a otros que hicieron lo mismo; queremos saber si algo funciona o no para no perder tiempo ni dinero. Ahora bien, no valen todos los testimonios.Dicho de una forma muy simplificada, no vale el testimonio “trabajar con Fulanito fue maravilloso”, el testimonio que realmente aporta un valor es “Antes de trabajar con Fulanito teníamos tal problema, después de trabajar con Fulanito hemos conseguido esta solución y hemos mejorado de tal forma”. Si además conseguimos publicar el comentario con un nombre de la persona/empresa conseguiremos mucha más credibilidad. Es importante saber que para publicar un testimonio de forma tradicional es necesario que estas personas redacten el testimonio, el consentimiento de estas personas es obligatorio.
  • 7. Gestión de las objeciones. Siempre que alguien se dispone a invertir dinero en un producto o servicio tiene ciertas dudas, quiere saber si “¿vale la pena?”, si “¿esto va a funcionarme a mí?”. Por esto es muy importante que antes de que alguien se plantee esa objeción tú puedas darle una solución. Piensa en cualquier objeción que pueda tener tu cliente, cualquiera; puede ser del tipo “¿y si cuando lo tenga delante no me gusta?” y ofrece soluciones como por ejemplo: Tiempo de prueba, garantía de devolución, una pequeña muestra o envío gratuito. Por otra parte, no te olvides de poner para quién NO es tu producto. Esto puede hacer que tus clientes disminuyan pero aumentará la calidad de la comunidad que compra tus productos y servicios y, ¿lo que queremos no es acercarnos cada vez más a nuestro cliente ideal?
  • 8. La composición y la lectura a nivel visual. No podemos aplicar el mismo criterio que en el diseño de un libro. En mi opinión, en el mundo online, hay factores visuales a tener en cuenta y estos son algunos que no podemos pasar por alto: Los párrafos no deberían medir más de 5 líneas. Utilizar elementos como los que estoy utilizando ahora mismo para separar los elementos de una lista. Usar tipografías fáciles de leer y con colores que agradables a la vista que permitan una buena lectura durante bastante tiempo.
    Usar negritas para jerarquizar la información, sin pasarse.Me da igual que te encante una tipografía cursiva que te acerca a la edad media si hace que para entender una frase completa tu cliente tenga que descifrar un jeroglífico. Sabemos que a nivel literario no está bien poner un “punto y aparte” cuando lo que toca es un “punto y seguido”, pero en la escritura online me da igual si a nivel sintáctico no está bien un “punto y a parte” porque ya llevamos 10 líneas y se están perdiendo.

Estos son sólo algunos de los cimientos para aplicar copywriting efectivo que te ayude a vender.

¿Aún no tienes claro cómo de importantes son los textos que la gente lee (o no lee) en tu web? ¿Necesitas que te ayude?

¿Quieres textos que de verdad transmitan las facultades de tu producto o servicio y te ayuden a vender más? ¡Sí quiero!